Seleccionar página

Algunas personas no pueden salir de casa para realizar sus actividades diarias, ya sea por un motivo u otro. Mantenerse en forma preocupa a toda la población, aunque tan solo una pequeña parte se esfuerza para alcanzar este objetivo. 

A diferencia de lo que la gente cree, no es necesario pasar horas y horas en el gimnasio todos los días, al igual que no vas a estar siempre motivado, pero debes continuar haciéndolo y poco a poco irás viendo los resultados. 

Para ponértelo aún más fácil, vamos a darte una serie de ejercicios que puedes practicar en tu propia casa, lo único que necesitas son 30 minutos al día y llevar una dieta equilibrada para conseguir lo que llevas tanto tiempo proponiéndote. 

Calentamiento 

Antes de empezar a realizar cualquier actividad es necesario un pequeño calentamiento de al menos 10 minutos, así, tu cuerpo empezará a activarse y será menos probable que sufras algún tipo de lesión. 

No existe un calentamiento que todo el mundo deba seguir porque es el mejor, tú mismo puedes escoger cuál es el que más se adapta a ti y a tus necesidades, como pequeños saltos o movimiento de todas las extremidades. 

Ejercicios para hacer en casa

Aunque los ejercicios para hacer en casa son muy variados, los más comunes y los que mejores resultados ofrecen son los siguientes: 

Sentadillas 

Una vez finalizado el calentamiento tómate 30 segundos de descanso y empieza a realizar este ejercicio básico, perfecto para que piernas y glúteos estén más ejercitados. Son muy fáciles, pero deben realizarse correctamente si no quieres tener problemas de espalda en el futuro. También fíjate en que las rodillas no sobrepasen tus pies. 

Sentadillas con peso 

Es el mismo ejercicio, pero se complica al añadirle algo de peso. Si no tienes ninguna pesa en casa, siempre puedes hacer una improvisada, como una mochila llena de botellas de agua. 

Sentadillas sumo 

La diferencia con el primero es que esta vez deberás tener las piernas más abiertas. Al igual que anteriormente, si te resulta muy fácil, prueba a añadirte algo de peso. 

Zancadas 

Una rutina de entrenamiento en casa no está completa si no se hacen zancadas, aunque debes tener mucho cuidado si no quieres lesionarte. Pon tu espalda lo más recta posible y si notas algún dolor en la rodilla para de inmediato, la carga debe estar concentrada en el cuádriceps y en el glúteo. 

Patada de glúteo 

Sitúate de rodillas en el suelo y apóyate con los codos o con las manos, como a ti te resulte más cómodo. Una vez lo tengas empieza a subir una pierna hacia atrás hasta que el movimiento de cadera esté completo. Vuelve a llevarla a su lugar de origen y repite el proceso. 

Flexiones 

No puede faltar el entrenamiento del tren superior. Las flexiones son la mejor forma de conseguirlo. En el caso de que no puedas hacerlas como de costumbre, prueba a dejar las rodillas en el suelo. Poco a poco tus brazos irán adquiriendo más fuerza y en pocos días podrás hacerlas como todo el mundo. 

Fondos en banco 

Siéntate y sitúa las manos sobre el asiento, vigila que estén a la misma altura que los hombros. Concéntrate y empieza a levantar los pies hacia adelante hasta que tu cuerpo no esté encima de la silla, intenta aguantar mientras flexionas los codos hasta que se forme un ángulo de 90 grados y vuelve hasta la posición de origen. 

En Sparta Sport Center tenemos un objetivo claro: ofrecer un servicio personalizado a cada uno de nuestros usuarios. Entendemos que cada persona tiene unas necesidades diferentes y nos amoldamos a ellas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecerle contenidos interesantes mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Call Now Button